Abrázate

Abrázame

Alma inocente,
continúa mirando hacia adelante.
Olvida el pasado nebuloso y desenfocado,
atraviesa las cuatro paredes que te mantienen alejado.
Tú puedes ver, el nuevo amanecer,
dónde encontrar refugio, lejos del precipicio.

Vuelve a renacer, aléjate de la tierra,
a la que tu sangre te unió.
Tu soledad es como un iceberg con el que chocamos, huimos
y causamos encerronas, y que solo tú percibes,
ahuyentando el miedo con ojos tristes.

Las leyes de la fotografía se rompen,
la libertad y la esperanza rozan las creencias
de que los muros se hacen invisibles y las miradas reveladoras.

Versos largos que expresan una idea:
dame tu libertad,
dame la libertad de liberarte,
descansa la mirada,
descansa el alma y olvida porque es la tierra ajena
y la libertad extraña.

¿Y porque siempre los pueblos saben alzar y no destruir sus cadenas?
Y en esta aventura escribiendo,
yo desnudo mi alma,
para que tu carne sea la mía, mis versos los tuyos
porque antes de dejarte morder el suelo, prefiero enseñarte un verso y volar,
atar lazos que perduren dentro de nosotros.

Abrázate, captura la libertad efímera.
Abrázate a ellos y pronto sabrán,
que tu lealtad es sincera y sin más espera la devolverán.
Porque son mejores lo abrazos que las guerras.
Sé que es difícil estar entre un océano y luchar por no convertirte en agua.

Hazlo por ti.
Hazlo por mi.
Hazlo por todos aquellos que no tuvieron la oportunidad
de mirar hacia adelante como tú a nosotros.

Yo solo te prometo que mañana, amanecerá más temprano.
Gracias, James Nachtwey, por hacer volar mi mano;
ya nada tendrá que volver atrás, ahora trazo esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *